lunes, 2 de julio de 2012

¿La búsqueda de la paternidad afecta la sexualidad?

Son muchas las parejas que ven como su vida sexual se vuelve menos frecuente por la pérdida de deseo luego de decidir buscar un embarazo, por eso es frecuente la pregunta de si la paternidad perjudica a la sexualidad. Los especialistas coinciden en pensar que los problemas mayormente tienen lugar cuando el embarazo deseado no se consigue de manera rápida y tarda demasiado en llegar, ese es el momento en el que la sexualidad de la pareja corre el riesgo de entrar en crisis. 

Debido a la frustración de la imposibilidad de conseguir el embarazo la pareja puede resentirse y alejarse, algo que afecta por completo la calidad de su vida sexual, ya que pasa de un plano placentero a uno obligatorio con un objetivo que no puede cumplirse, por lo que se le quita toda la diversión y pasa solamente a ser algo que nos recuerda un impedimento. La doctora Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga de Halitus, centro de medicina reproductiva, explica: 



Hay distintos motivos por los que una pareja que atraviesa la búsqueda de un embarazo, ya sea naturalmente o vía tratamientos de reproducción asistida, puede sentirse desanimada, triste e incluso culpabilizar a su compañero o compañera por el fracaso, provocando un enfriamiento de la relación”…”También puede suceder que, equivocadamente, comiencen a mecanizarse, teniendo relaciones solamente en las fechas de probable concepción. Sin dudas, esto altera las relaciones sexuales”. 

Los trastornos reproductivos por lo tanto pueden influir de manera negativa sobre la vida sexual de la pareja, ya que los individuos no comprenden que el placer y la intimidad no tienen necesariamente que ver con su capacidad de procrear, la especialista Silvia Jadur, especializada en infertilidad, indica al respecto:
“Con anterioridad a los trastornos reproductivos, la sexualidad se enmarcaba en la intimidad de la pareja, espontánea y de manera placentera. Los métodos diagnósticos y sus resultados, como también los tratamientos médicos, suelen tener un impacto negativo en la actividad y en la vivencia de la sexualidad. La experiencia gozosa se va transformando en una en exigencia al servicio de la reproducción. A esto sumamos el dolor emocional por la imposibilidad de lograr el embarazo como se esperaba, fácilmente, en el momento elegido”… “Este aspecto generalmente no aparece, a veces ni en la consulta médica, ya que está presente el pudor de hablar sobre la disminución del interés sexual. Es difícil sentirse expuestos a la mirada de los médicos”. 
por  http://www.educasexo.com/
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario