martes, 12 de julio de 2016

CÓMO MASTURBAR A UN HOMBRE. TODO ESTÁ EN TUS MANOS


Hay muchas teorías acerca de lo que les gusta a los hombres en la cama, pero hay algo claro, y es que la masturbación está siempre en el top cinco de las técnicas sexuales más deseadas


Si alguna vez te has preguntado cómo masturbar a un hombre para que disfrute como nunca, te lo ponemos fácil. Hacer que tu chico termine “manualmente” puede parecer un trabajo sencillo, pero si lo que quieres es hacérselo bien, debes tomarte un par de minutos y pensar en las complejidades de esta técnica. ¡Todo lleva su tiempo!
Los consejos que te vamos a presentar pueden parecer mecánicos y poco sensuales, pero en la práctica verás que el éxito depende de ellos, y tu pareja te lo agradecerá.
Hemos hablado con tres expertos en masturbación masculina: el Dr. Massimo Stocchi, experto en sexualidad y relaciones del Instituto de Psicología de Harley Street de Londres; Rebecca Lowrie, experta en masturbación y colaboradora de la empresa “Sextoys”; y Emma Ziff, terapeuta sexual.
Házselo, pero bien. ¡Te enseñamos cómo hacer que tiemble de placer!

CUESTIÓN DE POSTURA

El Kamasutra no ayuda mucho en lo que a técnicas de masturbación se refiere. Sin embargo, una correcta postura marcará la diferencia entre un trabajo torpe y una experiencia que le lleve a la cumbre del éxtasis.
Puedes probar diferentes posiciones y después preguntarle cuál le ha gustado más. Lo primero que debes asegurarte es si le gusta más de pie o sentado. Eso es algo que debe decidir él, o dejarlo en manos de la situación en la que os encontréis.
A continuación debes tener claro en qué punto te encuentras. No tengas miedo, prueba primero distintas variantes y no tengas reparo en cambiar de posición para encontrar cuál funciona mejor. El Dr. Stocchi, experto en sexualidad, aconseja ponerse de rodillas para empezar: “Esto te da la oportunidad de concentrarte en tu trabajo y afrontar con decisión lo que vas a realizar y, por supuesto, aclararle que depende de tu compasión”.
Lo mejor de la masturbación es precisamente esa sensación de dominio que tienes sobre él: tú serás la parte activa. Tú decides qué va a pasar y cómo va a pasar, ¡y eso le va a poner mucho!
Otra cosa que puedes hacer, es agarrarle desde atrás. Así dejarás volar su imaginación y fantasía y, como tú decides hasta donde llegar, le tendrás entregado a ti, tal y como asegura el Dr. Stocchi. “Además, si durante el acto le aprietas con fuerza conseguirás crear una experiencia más íntima y sensual”.

LA CLAVE ES LA ESPONTANEIDAD

Lo mejor de la masturbación es que es fácil de llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Por ello le hace ser la técnica perfecta en las situaciones en las que es necesaria una rápida respuesta. Es decir, en aquéllas en las que te apetezca mimar a tu pareja dándole placer instantáneo. Puedes hacerlo en cualquier lugar: dentro, fuera, en el coche, en el cine, bajo la mesa…
La terapeuta sexual Emma Ziff recomienda cogerle cariñosamente en la ducha: “métete con él en la ducha, agárralo por detrás y, con un poco de espuma en las manos, dale un masaje poco a poco. Empieza acariciándole los muslos y luego deslízate desde las nalgas por las caderas y alrededor del pene”.
Después deja que suba la temperatura. La espontaneidad es algo muy sexy, así que no tengas miedo de sorprender a tu pareja siempre que lo desees. Para saber si en ese momento le apetece, empieza con un juego. Acaricia levemente sus muslos y abre poco a poco la cremallera de su pantalón. Si no hace nada para detenerte, significa que ¡adelante!

AGÁRRALE CON LA MANO

Ya estás en posición. Ahora es el momento de averiguar cómo cogerle el pene. No es necesario utilizar los cinco dedos, según recomienda el Dr. Stocchi, ya que, tener un par de dedos libres, permite dar lugar a ciertos juegos: “Utiliza tres dedos para la parte de arriba, y los dos inferiores para los testículos”. De esta manera tu pareja sentirá más el contacto contigo. No lo olvides, el mejor placer manual, como el sexo en general, no se centra únicamente alrededor del pene.
A la mayoría de los hombres les gusta sentir presión durante la masturbación, pero recuerda que tienes entre las manos una de las partes más sensibles del cuerpo, así que no te pases con la fuerza. Si no estás del todo segura en cuánta presión aplicar, utiliza distintas técnicas de agarre y observa la reacción. O, todavía más fácil, pregúntale si quiere que se lo hagas más fuerte o más suave.

NO PIERDAS EL RITMO

Es el momento de agarrarle y empezar. Mueve la mano con un movimiento constante hasta que notes cómo le gusta. “Empieza con un lento y suave movimiento”, aconseja la experta en sexo Rebecca Lowrie. “Cambia el ritmo y hazlo un poco más rápido, pero no demasiado, a menos que veas que a él le gusta”.
El Dr. Stocchi asegura que, según su experiencia y la de muchos hombres, prefiere un movimiento más fuerte cuanto más alejada del cuerpo está la mano, y más suave cuando se acerca a la raíz del pene. Sin embargo, advierte del peligro de causar dolor si se estira demasiado la piel. Así que, ¡ojo con los tirones!
“La mejor manera de encontrar el ritmo adecuado es dejar que tu pareja ponga su mano sobre la tuya y te guíe haciendo el movimiento que él prefiera”, recomienda el Dr. Stocchi. Cuando hayas alcanzado el “punto de no retorno”, es importante no perder el ritmo ni la fuerza, ya que es este movimiento realizado repetidamente el que le hará llegar al clímax.

UTILIZA LAS DOS MANOS

Si quieres ser una profesional del arte manual, debes explotar tus capacidades multitarea. Puede parecer difícil, pero lo cogerás enseguida. Presta atención a sus testículos: “acariciar y masajear los testículos puede llevar a tu pareja a un orgasmo muy intenso”, asegura el Dr. Stocchi.
Importante: ten mucho cuidado con la presión que aplicas en el pene. Los testículos, por ejemplo, son una zona muy sensible que debe tratarse con sumo cuidado, de lo contrario, más que gritos de placer, lo que oirás serán quejas de dolor: “agárralos, acarícialos suavemente, o con mucho cuidado tira de ellos…cada hombre tiene sus preferencias”, como afirma la terapeuta sexual Emma Ziff.
Cuanto más excitada esté tu pareja, más regulares deben ser tu movimientos con las manos. Recuerda: un ritmo constante es la clave para hacer que tu chico llegue al orgasmo y hacerle gritar de placer.

ESPECIALMENTE SUAVE

Todo aquello que reduzca la fricción entre tus manos y su pene debe ser considerado. Utilizar aceite o lubricante reducirá cualquier molestia que tu chico pueda sentir y aumentarás el deseo y las ganas de jugar. Si optas por lubricar su pene con gel o aceite, lograrás que tus movimientos sean más intensos y agradables, mayor sensibilidad y menor esfuerzo con mejores resultados.
Un consejo del Dr. Stocchi: “lo realmente emocionante es probar lubricando una sola mano y alternarla con la otra”, así conseguirás descubrir nuevas y excitantes experiencias.

JUEGOS Y JUGUETES

Sé creativa y aplica todo tu potencial al arte del sexo manual. Los juguetes sexuales, o ciertos accesorios cotidianos te ayudarán mucho a estimular distintas zonas. ¿Te atreves?
“Lleva siempre un collar de bolas en el bolso”, aconseja Emma Ziff. “Sujétalo con la mano y enróllalo alrededor del pene hasta cerrar en la punta. Después muévelo de forma circular”. Esto deleitará a tu chico con una explosión de estímulos sensoriales.
“Prueba también a acariciar la punta y la raíz con unos guantes de terciopelo”. Todo es cuestión de sensaciones: utilizar, por ejemplo, una barra de labios o ponerte un conjunto sexy, le impulsará a querer más y más. ¡Pruébalo!

DESCUBRE SUS ZONAS ERÓGENAS

No hay dos hombres iguales o dos hombres a los que les guste exactamente lo mismo. No obstante, existen un par de zonas de placer comunes a todos que debes conocer. La experta Rebecca Lowrie nos cuenta que la punta del pene es, en cualquier caso, una de estas zonas. “Préstale mucha atención”, nos aconseja.
“No es necesario aplicar mucha fuerza, es más cuestión de habilidad. Por ejemplo, dale de vez en cuando unas palmaditas o golpecitos y observa cómo reacciona”. El Dr. Stocchi aconseja también estimular el perineo, es decir, la zona entre el pene y el ano. Con un poco de presión puedes llegar a estimular de esta manera su punto G, la próstata. De esta forma, hacerle alcanzar un intenso orgasmo es cuestión de tiempo.

CREA EL AMBIENTE PERFECTO

De acuerdo: masturbar a tu chico puede parecer a primera vista un acto unidireccional, ya que estás dando lo mejor de ti, mientras él es el único que disfruta. Sin embargo, para que él disfrute al máximo, necesitarás algo más que un toque de varita mágica.
“Tu energía sexual es tan importante como la suya”, afirma Rebeca Lowrie. “Intenta crear el ambiente perfecto antes de empezar a tocarle”. Tu pareja se dará cuenta de inmediato de cómo te sientes frente al hecho de darle placer en un acto no recíproco, y esto afecta a su disfrute. Es muy importante que ambos estéis mentalizados y concentrados y en especial tú debes tomártelo en serio. Si no, es mejor dejarlo.
Lograr un orgasmo maravilloso depende no solo de emplear la técnica perfecta, sino también de lo que sentís y pensáis durante el acto. Asegúrate de que tu pareja y tú compartís los mismos sentimientos y todo el rato mantenéis una comunicación especial.
Esto no quiere decir que os pongáis a hablar del tiempo que hace. Muéstrale cómo te sientes y exprésate con palabras, miradas o gestos. También puedes calentar el ambiente con una pequeña pelea o empleando lenguaje sucio.
Todas estas cosas ayudarán a crear buen ambiente y, además, ¡le pondrán a cien!

CUANDO TERMINES: ¡PREGÚNTALE!

No es ningún secreto que los hombres son los que más saben en materia de masturbación, ya que tienen mucha experiencia. Emma Ziff aconseja: “Obsérvale mientras se masturba. ¿Qué hace?, ¿cuánto tarda y con qué frecuencia lo hace?”. Esto puede resultar muy excitante para los dos, y, además, te dará muchas pistas de lo que le gusta a tu chico.
“No tengas miedo”, asegura Emma Ziff, “no sois actores porno y no tenéis que comportaros como tal”. La masturbación es un arte, pero con cariño, una mente abierta y algo de humor, seguro que consigues dominarlo. Lo más importante es que os divirtáis el uno con el otro.
¿A qué esperas para probarlo?
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada