martes, 28 de abril de 2015

Siete zonas del cuerpo que son “sensibles” a los besos


El cuello

Un beso en el cuello es uno de los más sensuales que se pueden recibir y es capaz de calentar el ambiente en solo segundos. La sensación que nos da es una extraña combinación entre cosquillas y placer que nos encanta.

Las orejas

Si solo sentir la respiración de nuestra pareja cerca nos excita, un beso es como la cereza del pastel. Las más avezadas preferirán una sensual mordida y algo de “dirty talking” como adicional. Nunca está de más probar algo nuevo en la habitación.

La clavícula

Los besos más calientes son aquellos que ocurren durante el juego previo. No hay necesidad de estar desnudos para probar con un beso en la clavícula, el cual puede darse mientras se quitan la ropa para dar inicio a la acción.

La espalda

Lo mejor de estos besos es que no se sabe cuándo vendrán ni donde caerán. Es el misterio lo que nos pone ansiosas y sensibles a cualquier contacto por más suave que sea. La amplitud de la zona permite jugar y recorrerla de arriba debajo de forma sensual.

Las costillas

Otra zona sensible del cuerpo es la que está al lado, debajo de los brazos sobre las costillas. A algunas de nosotras nos producirá cosquillas y no podremos parar de reír pero igual nuestra temperatura se elevará.

En la cadera

Aunque no lo parezca, esta zona del cuerpo es una de las más sensuales para besar. No solo porque estimula el área sino que está muy cerca de los genitales, son como un previo de lo que ocurrirá después.

El interior del muslo

Esta es una de las zonas más sensibles de la mujer. El solo hecho de pasar los dedos suavemente sobre la piel es capaz de erizarnos. ¿Te imaginas lo que puede lograr un beso? No solo nos excita la sensación sino la imagen del momento.   






Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada