sábado, 19 de octubre de 2013

Cuando el tamaño es un problema en el sexo


En ocasiones somos nosotros mismos los que no conocemos nuestro cuerpo o no entendemos que tener determinado fetichismo sexual no significa que seamos unos depravados. En el consultorio de hoy hablamos de virginidad, tamaños y gustos sexuales


PREGUNTA. Tengo un poco de obsesión con que me chupen los testículos. ¿Es normal?
¡Tranquilo! Por supuesto que es normal. Cada uno tiene sus gustos y fetichismos. Hay personas a las que les encanta que le chupen los pies o las orejas. Los testículos no tienen por qué ser diferentes. Además, es una zona del cuerpo del hombre donde convergen una gran cantidad de terminaciones nerviosas por lo que el placer que se puede llegar a alcanzar a través de su estimulación puede ser enorme. Si las personas con las que tienes sexo están totalmente de acuerdo y tus relaciones no sólo se centran en esta práctica, todo perfecto.
PREGUNTA. ¿Se sigue siendo virgen después de una felación?
En el hombre, este asunto es mucho más relativo que en la mujer. En ambos casos, la pérdida de la virginidad va de la mano de la primera relación sexual aunque esto no es del todo cierto. En las chicas, la rotura del himen pone de manifiesto su desflore sexual a nivel anatómico, al igual que en el hombre, si no está circundado, mantener una relación sexual (con penetración o por masturbación) puede provocar la rotura del frenillo y su posterior sangrado
Estas son, como he dicho, características anatómicas. Yo creo en la virginidad a nivel sentimiento. Puedes romper el himen o el frenillo por un accidente y dejar de ser físicamente virgen. Es cierto que un hombre a través de una felación es complicado que pierda la virginidad, perodepende de la mentalidad de cada uno y lo que considere qué es para él el límite entre las caricias y el sexo. 
PREGUNTA. Tengo un gran problema debido a el tamaño y grosor de mi pene. Hay chicas que por ello han sufrido desgarros vaginales (el último ha sido con mi actual pareja), hasta el punto de tener que dejar durante un tiempo de tener relaciones. Para mí es un problema, cuando lo hago no disfruto plenamente por miedo a hacer daño. ¿Qué puedo hacer?
La verdad es que es un problema. La mayoría de los hombres piensan que a las mujeres nos encanta un pene grande y grueso y la verdad es que para muchas de nosotras el tamaño no lo es todo. Lo mejor es encontrar la forma en la que disfrutar los dos sin miedo a sufrir daños. 
Os recomiendo que utilicéis algún tipo de lubricante y en el caso de usar preservativos, elegid uno fino y que no tengan rugosidades o dibujos. Mentalízate de que la vagina de tu chica es como un ano, es decir, que requiere más dedicación a la hora de penetrar. Lo mejor es que vayas poco a poco y que intentes lubricar la zona a través de la masturbación o el sexo oral. ¡Tiempo de dedicación y calidad no están reñidos!
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada