martes, 30 de julio de 2013

¿Por qué los hombres se duermen después de tener sexo?

¿A cuántas de ustedes no le ha pasado que después de tener relaciones sexuales con su chico, este se queda dormido? Quizá muchas de ustedes hayan lidiado con este problema, es más, muchas es probable que hayan tenido una fuerte discusión por ese motivo; sin embargo, deben de considerar que el quedarse dormido no tiene nada que ver con ustedes.

Esto se debe a otra situación. De acuerdo con lo publicado por el sitio entremujeres.com, en Francia una investigación en la que se escaneó el cerebro de varios hombres antes y durante un orgasmo, la cual dio con el motivo de por qué los hombres se duermen.
Al parecer, la corteza cingulada y la amígdala, dos áreas de la materia gris masculina, dan la orden al resto del cerebro para desactivar cualquier sensación de deseo después de una relación sexual.
Por otro lado el estudio, publicado en la revista Neuroscience and Biobehavioral Reviews, también indicó que esto se ve acompañado por la secreción masiva de dos sustancias químicas, la oxitocina y la serotonina, que inducen un profundo sueño, indicó el sitio confirmado.com.
Otro estudio de la Universidad de Michigan y la Universidad de Albright, en Pensilvania, indicó que el hecho de quedarse dormido (o dormida) después del sexo, es señal de que el amor es profundo. El sexólogo Walter Ghedin explicó que "tener sexo exige una importante actividad corporal, la cual decrece luego de producida la eyaculación y el clímax del orgasmo. Se denomina fase de resolución al período posterior a la descarga orgásmica, tanto en hombres como en mujeres.
El mencionado estudio de la Universidad de Michigan concluyó que la felicidad de una relación se dirime entre quedarse o no dormido tras una sesión de sexo. Daniel Kruger, autor principal de la investigación, dijo que encontró un mayor deseo de vinculación emocional, afecto y comunicación en aquellos participantes cuya pareja se durmió primero.
Las personas cuyas parejas se durmieron inmediatamente después de tener relaciones tenían muchos más deseos de abrazar y charlar que aquellas cuyas parejas que no se durmieron después del sexo. "Dormirse antes de la pareja puede ser una manera no consciente de cancelar cualquier conversación de compromiso después de relaciones sexuales", comentó Susan Hughes, co-autora del estudio y profesora de psicología.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada