lunes, 13 de mayo de 2013

¿Son peligrosos los vibradores?



La variedad es muy amplia, pero hay que tener mucho cuidado ya que algunos productos, dependiendo de los materiales con los que están hechos pueden ocasionar problemas de salud.

El uso de juguetes eróticos se ha hecho muy popular en los últimos tiempos. Su utilización es una alternativa para potenciar el goce en la intimidad o con la pareja.
La variedad es muy amplia, pero hay que tener mucho cuidado ya que algunos productos, dependiendo de los materiales con los que están hechos pueden ocasionar problemas de salud.
El compuesto químico que ayuda a los productos para lograr mayor flexibilidad, los ftalatos, pueden dar origen a determinados trastornos físicos a largo plazo.
De hecho, hay juguetes infantiles que también contienen este producto químico y que han sido prohibidos en Alemania.
“Según diferentes estudios, este compuesto hace que se sufran alteraciones hormonales en el organismo ya que esta sustancia que hay dentro de determinados productos tiene características similares a las hormonas masculinas”, sostiene la sexóloga argentina Regina Suárez.
Principales problemas de los vibradores:
Si las mujeres embarazadas utilizan los vibradores, el feto puede sufrir grandes trastornos:
· Malformaciones en el pene
· Problemas en la próstata
· Falta de descenso testicular
Esta sustancia generada por los plásticos, se deposita en los tejidos grasos.“Nadie dice que no hay que utilizar vibradores ni juguetes sexuales, pero hay que usarlos con moderación.
El compuesto químico que eliminan ciertos productos se puede oler sin problemas ya que despiden un fuerte olor a plástico.
Otra manera de poder prevenir cualquier tipo de inconveniente es leer la etiqueta del fabricante o asegurarse de que el producto no contiene químicos”, aconseja la especialista.
A tener en cuenta:
Es conveniente que las mujeres embarazadas se abstengan de probar juguetes eróticos ya que los efectos en el feto son realmente peligrosos
· Ante cualquier alergia hay que suspender el uso del producto
· Asegurarse con el fabricante de que el juguete que se desea adquirir no contiene ftalatos ni productos contaminantes
· Adquirir estos productos en tiendas especializadas, de confianza y que tengan trayectoria y experiencia.
“En estos casos es mejor no comprar por Internet para poder asegurarse bien sobre la calidad de los juguetes. Es mejor ir personalmente al sitio y comprobar por uno mismo sobre sus propiedades”, recomienda Suárez.
Fuente: Derf
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada